Acabados en Tejidos Ignífugos

 

¿Que significa tejidos “ignífugos”?

Los tejidos ignífugos, pertenecen a una serie de tejidos técnicos, cuya propiedad es la de impedir que se extienda el fuego.

Para determinar la reacción al fuego de un tejido, se suele emplear la definición (ignífugo), que es la palabra más extendida.

Telones Decoratel en su larga experiencia en el sector hotelero, confecciona todos sus tejidos con la clasificación M1, actualmente C1.

 Las normas y legislaciones vigentes y según el CTE (Código técnico de edificación), los tejido suspendidos, tienen que obtener mediante certificación, la clasificación de reacción al fuego “Clase 1”.

Telones para Teatros en Marina D'or

Telones para Teatros en Marina D’or

Las colchas y cubrecamas deben tener igualmente la clasificación de R.F. “clase 1”. El Código Técnico de Edificación, no lo exige, y por consiguiente tampoco se exige en los departamentos de inspección, como seguridad e higiene, aunque en determinadas autonomías sí que lo exigen ó como mínimo lo aconsejan.

Desde Telones Decoratel independientemente de las normas, aconsejamos que todos los textiles que vayan a colocarse en hoteles, hospitales, geriátricos, colegios, teatros, etc… tengan la característica de reacción al fuego, principalmente pensando en la seguridad del público que asiste a lugares de pública concurrencia, huéspedes y trabajadores en establecimientos.

Los tapizados, tienen que tener la condición de reacción al fuego, ya sean tapizados en butacas para teatros como en tapizado para paredes, en donde se hace la prueba del cigarrillo, pero no se obtiene clasificación, simplemente “pasa” (apto) ó “no pasa” (no apto).

 Esta prueba del cigarrillo, también depende del relleno interior que contenga el tapizado a analizar.

Inicialmente existen dos clases de tejidos ignífugos:

Tejidos con clasificación de reacción al fuego llamados “técnicos”, en el cual no actúa ningún acabado para lograr la característica de Ignifugo, es el tejido que se teje, con hilos ya ignífugos desde su fabricación, mediante modificación de sus polímeros. Estos tejidos mantienen la característica de reacción al fuego, de por vida. Además, al uso, pueden incorporar elementos, como polvo y demás sustancias que puedan crear llama, por eso, los tejidos “técnicos” cuanto más se lavan, son más ignífugos.

Tejidos con clasificación de reacción al fuego “por acabado”, son los tejidos más estándares en el mercado a los que se le aplica un tratamiento de acabado, para conseguir la clasificación de reacción al fuego.

Los certificados de tejidos ignífugos tienen un periodo de validez, concretamente, cinco años, al finalizar este periodo, tiene que volverse a realizar el correspondiente ensayo, por lo que el tejido es conveniente que sea con clasificación de reacción al fuego, “técnico”. En caso de ser un tejido ignifugo por acabado, no debe cumplir la norma en el momento de renovar la certificación.

¿Los tejidos estampados, al tener una pigmentación, son igualmente “ignífugos”?

Los tejidos estampados, en todo el proceso de fabricación, tienen que tratarse con el máximo cuidado, impidiendo la introducción de cualquier elemento que disfrace la propiedad de reacción al fuego.